Terminó El Juicio Al Sacerdote Néstor Monzón Acusado De Abusar De Dos Niños

0
84

Con los alegatos finales, réplicas y los testimonios de padres de las víctimas y del acusado, terminó el juicio oral al sacerdote Néstor Monzón a las 14:40 de este lunes 16 de diciembre de 2019 en los tribunales de la ciudad de Reconquista, Provincia de Santa Fe, República Argentina. Esta última audiencia para escuchar las conclusiones de las partes había comenzado a las 09:45.

Como adelanto anticipamos que los fiscales Alejandro Rodríguez y Juan Marichal; y los querellantes Andrés Ghio, Andrés Ramseyer y Luciana González sostuvieron ante el tribunal que la acusación fue probada, refirieron a pruebas claves confirmadas durante el juicio y pidieron que sea condenado a la pena de 12 años de prisión (fiscalía) y 16 años de prisión (los querellantes). Además pidieron al tribunal que en caso de condenarlo a Néstor Monzón dispongan la inmediata detención en prisión preventiva para evitar que fugue.

Para el defensor la acusación no fue probada al cabo del juicio y pidió que Monzón sea absuelto por ser inocente, o al menos por el principio de la duda que favorece al reo.

Luego de terminar las exposiciones finales, las réplicas y de escuchar a la madre de la nena víctima, al padre del nene víctima y al acusado, el tribunal dio por terminada la audiencia y anunció que dará a conocer su veredicto el miércoles 18 de diciembre de 2019 a las 15:00 horas.

El tribunal está integrado por los jueces Claudia Bressán (presidente), Santiago Banegas y Martín Gauna Chapero.

Las partes del caso:

Acusado: El sacerdote Néstor Fabián Monzón.

Abogado defensor de Monzón: abogado particular Ricardo Degoumois.

Fiscal del caso: Alejandro Rodríguez, quien es acompañado por su colega Juan Sebastián Marichal Brenda Basabilbaso como ayudante.

Querellantes: Andrés Ghio y Andrés Ramseyer por los padres de la nena víctima; y Luciana Inés González por el padre del nene víctima, todos abogados particulares.

Tribunal: integrado por los jueces Claudia Bressán (presidente), Santiago Banegas y Martín Gauna Chapero.

La imputación:

Néstor Fabián Monzón, 51, fue sometido a juicio acusado de haber abusado sexualmente de dos menores con consecuencias gravemente ultrajante agravado por producir un grave daño en la salud de una nena de 3 años y por ser ministro de un culto religioso reconocido.

La denuncia

Había sido realizada por la madre de la nena víctima el 23 de diciembre de 2015 en el Centro de Orientación a la Víctima de Violencia Familiar y Sexual de la Unidad Regional IX de la policía.

La detención del acusado:

Néstor Monzón fue detenido el martes 19 de abril de 2016 frente al templo donde predicaba, perteneciente a la Parroquia María Madre de Dios del Barrio Hospital Reconquista, donde las víctimas concurrían ya que cotidianamente visitaban a sus abuelos que viven al lado.

La abuela era una de las feligreses que colaboraba con el mantenimiento de la iglesia, quien “se murió de tristeza por lo que pasó con sus nietos “, sostuvo su hija, madre de las víctimas, quien está convencida de la autoría del sacerdote.

Por otro lado -curiosamente- Monzón la imagina de su lado, dice que reza por el alma de esa persona fallecida a la que recuerda en sus oraciones, que incluso volvió a rezar por ella este lunes al comenzar la semana del juicio y que está convencido que “ella desde el cielo va a querer la verdad para sus nietos y es lo que todos queremos, que se haga verdad, que se haga justicia”.

La elevación a juicio

Otra fecha clave del caso es la del 04 de julio de 2017, cuando el Juez de la investigación penal preparatoria, Gonzalo Basualdo, decidió enviarlo a juicio al considerar que estaban dadas las fundamentaciones, lo que confirmó la cámara penal.

Monzón estuvo en prisión preventiva varios meses hasta que se aseguraron las pruebas, y luego recuperó la libertad a la espera del juicio Oral que comenzará este jueves.

La situación del sacerdote  

Néstor Monzón está “suspendido ” en el ejercicio del sacerdocio y con dos procesos en marcha, uno en la faz penal, de lo que se ocupa el Poder Judicial de la Provincia de Santa Fe; y otro canónico, en manos de la Iglesia Católica Apostólica Romana, de lo que nada se informa a la comunidad.

El viernes 22 de abril de 2016, el obispado de Reconquista comunicó que, en relación con el caso del presbítero Néstor Fabián Monzón, acusado de delitos graves, siguiendo las disposiciones del Derecho Canónico y los protocolos establecidos por la Conferencia Episcopal Argentina, el obispo diocesano de Reconquista, monseñor doctor Ángel José Macín, dispuso la suspensión “ad cautelam”, del sacerdote, en todos los cargos y oficios que desempeñaba hasta ese día, a saber: párroco de la comunidad parroquial María Madre de Dios; vicepresidente de Cáritas de la diócesis de Reconquista; asesor del Movimiento de Cursillos de Cristiandad; y referente del Grupo Nueva Evangelización.

Lo que dijo en su momento Monseñor Macín

El Obispo de Reconquista dijo que elevó la investigación preliminar sobre los hechos denunciados contra el presbítero Monzón a la Santa Sede, la que a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe dispondrá los pasos que se deben seguir. Nunca más se informó al respecto.

En ocasión de anunciar la suspensión del sacerdote, el Obispo expresó “nuestro pesar por lo acontecido y nuestra disposición a colaborar con la justicia secular en el esclarecimiento de los hechos y nuestro acompañamiento a todas las partes involucradas, y rogamos a Dios Nuestro Señor, ‘fuente de toda razón y justicia’, que ilumine a quienes deben dilucidar la verdad y administrar justicia”.

Además, el Obispo de Reconquista, monseñor Ángel José Macín pidió disculpas por el escándalo y desconcierto que provocó en la comunidad diocesana la denuncia contra el sacerdote.

Frente al caso, el 27 de junio de 2016 el prelado manifestó que “seguirá asumiendo el compromiso firme de colaborar con la Justicia Civil para que se pueda alcanzar la verdad sobre los sucesos investigados”, dijo estar dispuesto a “seguir acompañando a todas las personas involucradas” y ratificó su confianza en la fuerza de la oración

DEJANOS TU COMENTARIO